Puente de Brooklyn

Puente de Brooklyn El Puente de Brooklyn es uno de los monumentos de visita obligatoria en Nueva York. Es posible cruzarlo de diversas maneras, aunque la más aconsejable es a pie o en bicicleta. Una de las cosas más interesantes que hay es la vista que se tienen especialmente de Manhattan, tanto del distrito financiero como del midtown, donde destaca sobre los demás edificios el Empire State Building. Existen, además, puntos de observación a lo largo del recorrido, se encuentran situados bajo las torres de apoyo.

También es llamativo el hecho de caminar por encima de los coches que circulan por el puente. Esto se hace gracias al entramado de madera que sirve de piso firme para los viandantes y ciclistas.

Se inauguró en 1883 y tiene una extensión de 478 metros entre las dos torres de apoyo. Permite cruzar el East River y conecta los barrios de Manhattan y Brooklyn. Lo diseñó John Roebling, que murió antes de iniciarse la construcción. Fue su hijo quien supervisó el resto de la construcción, que duró un total de 14 años y causó la muerte de 20 trabajadores.

Se accede al mismo desde un lugar cercano al Ayuntamiento de Nueva York.

Cómo llegar

No se admiten más comentarios