Día 1. Sur de Manhattan.

Teniendo en cuenta que nuestro hotel, The Vanderbilt YMCA, estaba en la calle 47 y queríamos ir al sur de Manhattan, la mejor opción era ir hasta la parada de Grand Central con la calle 42 y coger la línea verde hasta la parada de Canal Street.

Entrada al puente de Manhattan Nada más salir de la boca de metro, ya podemos decir que estamos en Little Italy, y lo de Little (pequeño o pequeña) hay que tomárselo al pie de la letra porque el barrio italiano de Nueva York ha quedado muy reducido por la ‘invasión’ del barrio chino. En cualquier caso, encontraremos bastantes elementos identificativos de esta zona de la ciudad, como sus restaurantes o sus tiendas. Avanzando hacia Bowery ya solo encontraremos tiendas y restaurantes chinos, propios de Chinatown. Hacia el sur de Bowery está la puerta de acceso al puente de Manhattan, uno de los más conocidos de la ciudad. Siguiendo hacia el sur por Park Row encontraremos el edificio donde se sitúa el Ayuntamiento de Nueva York y el acceso peatonal al puente de Brooklyn, el más famoso de todos los que hay en la ciudad. Lo ideal es cruzarlo a pie, se disfruta mucho del paseo y sobre todo de las vistas que hay de la ciudad, especialmente de Manhattan, tanto del distrito financiero como del Midtown. Una vez en Brooklyn, se puede deshacer el camino o se puede cruzar el East River de una manera algo más original. Así, caminando por Old Fulton Street hacia el río se llega a Brooklyn Bridge Park, donde se puede coger un taxi acuático (previo pago) que nos dejará en la parada que queramos. En mi caso, como el próximo objetivo era llegar al sur de Manhattan, la parada elegida fue Wall Street – Pier 11.

Battery Park Desde allí fuimos caminando hasta llegar al Battery Park, un pequeño parque junto al distrito financiero de Nueva York en el que se pueden comprar los pases para el ferry que lleva hasta la Estatua de la Libertad y Ellis Island. Como siempre, es preferible hacer esa compra por internet para evitar colas innecesarias. De todas formas, los ferrys salen desde un muelle situado en el propio parque, así que es necesario acudir al mismo para poder realizar una excursión tan necesaria como interesante, pues no podemos acudir a Nueva York y no visitar uno de los monumentos más representativos de la ciudad. Así pues, una vez en el ferry conviene disfrutar de las excelentes vistas que hay de la ciudad de Nueva York y de la vecina Jersey City, al oeste. El primer punto de parada suele ser la Estatua de la Libertad, pudiéndose realizar un paseo por los alrededores durante el tiempo que queramos, aunque tampoco se suele emplear más de 20-30 minutos. Luego, el ferry pasar por Ellis Island, donde se puede visitar el museo dedicado a la inmigración. De ahí se vuelve al Battery Park y se continúa la visita por la ciudad.

Wall Street - Nueva York Subiendo por Broadway llegaremos hasta el cruce con Wall Street. A la izquierda veremos la iglesia de la Trinidad, en la cual merece la pena entrar, y a la derecha encontraremos una de las calles más famosas del mundo, pues ahí se encuentran dos edificios de gran relevancia, como son el Federal Hall y el edificio de la Bolsa de Nueva York. Se trata además de una zona pensada para que los peatones puedan caminar tranquilamente, lo cual facilita mucho la visita para los turistas. Volviendo nuevamente a Broadway en dirección norte llegaremos al cruce con Liberty Street y girando a la izquierda llegaremos rápidamente a la Zona Cero, donde se levantaban las famosas Torres Gemelas, tristemente recordadas por los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que actualmente está en pleno proceso de construcción. A partir de ahí se puede dar una pequeña vuelta por los barrios de Tribeca y Soho hasta llegar a la parada de metro de Spring Street donde, en mi caso, fue el punto de retorno al hotel.

  • Hoteles

  • Facebook

    Facebook Pagelike Widget
  • Twitter