Templo de Debod

Templo de Debod El Templo de Debod llegó a Madrid en 1970, desmontado y embalado en 1.359 cajas. Pesaban cerca de mil toneladas en total. Los trabajos de reconstrucción duraron dos largos años. La inauguración tuvo lugar el 18 de julio de 1972. El Templo fue una donación realizada por el gobierno egipcio a España “en consideración a sus esfuerzos en la contribución a la salvaguarda de los templos de Abu Simbel”. España participó activamente en los trabajos de salvamento de varios templos que quedarían bajo las aguas del Nilo como consecuencia de la construcción de la gran Presa de Asuán.

Originalmente, el Templo de Debod se encontraba situado en la Nubia egipcia. Los astrónomos egipcios decidían la orientación que tendría el templo una vez observado el firmamento; en el caso de Debod, se construyó siguiendo el camino del sol, dejando la entrada del templo hacia Oriente. Así el dios Amón Ra lo bañaría con su luz al amanecer; y la parte posterior del templo, hacia Poniente. En Madrid se respetó dicha orientación y se creó, además, un entorno semejante al que el templo tenía en su ubicación original, junto al Nilo. Por ese motivo se encuentra rodeado de un lago. El agua era un elemento fundamental en las creencias del antiguo Egipto. Representaba las aguas primigenias existentes antes de la creación del mundo.

La parte más antigua del templo es una pequeña capilla erigida por el rey Adijalamani (ca. 200-185 a. C.). Está consagrado a la diosa Isis, “la señora de la Isla Pura”, y al dios Amón. Sin embargo, en los relieves del templo aparecen más divinidades que también recibían culto en este santuario, como Osiris, Neftis o Sekhmet. Posteriormente, la capilla fue convirtiéndose en templo a medida que se añadían nuevos elementos arquitectónicos. El Templo de Debod fue un santuario de culto muy utilizado durante unos 700 años, hasta la primera mitad del siglo IV.

La entrada es gratuita. Para más información sobre horarios y actividades, hay que visitar la página del Ayuntamiento de Madrid.

Cómo llegar

No se admiten más comentarios