Día 2. Parque de las Naciones, Belém, Sintra y Estoril.

Día 2. Parque de las Naciones, Belém, Sintra y Estoril.Día 2. Parque de las Naciones, Belém, Sintra y Estoril. El segundo día de nuestra estancia en Lisboa lo dedicamos a ver el Parque de las Naciones. Allí se celebró la Exposición Universal de 1998. También visitamos el barrio de Belém, situado al suroeste de la ciudad. Además, por la tarde aprovechamos para ver algunos de los pueblos que hay cerca de Lisboa, como Sintra y Estoril. Así que después de desayunar en el hotel, cogimos el coche y nos dirigimos hacia el final de la Avenida da Boa Esperança. Allí se encuentra el acceso norte al Parque de las Naciones.

Lo primero que vimos al llegar allí fue la Torre Vasco da Gama, el edificio más alto de Portugal hasta la fecha. A pesar de que podíamos haber subido para contemplar las vistas que hay desde arriba, no teníamos tiempo para eso. Seguimos caminando por el recinto que albergó la Expo unos años antes. La verdad es que me recordaba en muchos aspectos a la Exposición de Sevilla de 1992. No tanto por el lugar elegido como por la disposición de los edificios; así como por el teleférico que recorría de norte a sur el Parque.

El problema es que estábamos allí un día de fiesta, Viernes santo. Estaba todo nublado y hacía algo de fresco, así que el ambiente estaba un poco desangelado. No obstante, llegamos hasta el límite sur del Parque y volvimos a subir, viendo antes el Oceanario y el Pabellón Atlántico. En uno de los laterales también pudimos ver la estación de tren que diseñó el arquitecto español Santiago Calatrava, la llamada Gare do Oriente. Continuamos hasta llegar al acceso norte y cogimos el coche para bajar al suroeste y ver el barrio de Belém. Este barrio tan famoso de Lisboa se caracteriza por sus monumentos. Lo primero que vimos al llegar allí fue el Monasterio de los Jerónimos, mandado construir por el rey Manuel I.

A pesar de que nos recomendaron entrar y verlo por dentro, pues debe de ser una auténtica maravilla, no teníamos tiempo para tantas cosas. Aún debíamos conocer algunas cosas más antes de desplazarnos por los pueblos que hay cerca de Lisboa. Así que cruzamos por el paso subterráneo que llevaba a la orilla del Tajo. Allí vimos otro de los monumentos más típicos de Lisboa: el Padrao dos Descobrimentos. Después de hacer algunas fotos, fuimos hasta nuestro siguiente y último destino en la capital lusa, la Torre de Belém. Es otra construcción de estilo manuelino que data del siglo XVI. Por suerte, sobrevivió al terremoto de 1755. Posiblemente este edificio sea el más representativo de la ciudad.

Una vez hicimos algunas fotos de la torre, fuimos de nuevo hasta el coche y comenzamos a preparar una pequeña ruta por los pueblos de alrededor. En primer lugar nos dirigimos a Sintra, un pueblo situado a 30 kms al noroeste de Lisboa. Destaca por su impresionante naturaleza, pues se encuentra situado muy cerca del Parque Natural Sintra-Cascais, así como por algunas de sus construcciones, como el Castelo dos Mouros, que se encuentra situado en lo alto de una colina y que domina todo el pueblo.

Desde allí fuimos en dirección sur hacia Estoril, que está a unos 12 kms de distancia. Este pueblo pegado a la costa atlántica es famoso por su circuito de motos. Allí se celebra el Gran Premio de Estoril. También es famoso por su casino, que pudimos ver desde fuera. Y como el día empezaba a empeorar por culpa de la lluvia y el viento y se nos empezaba a hacer tarde, pusimos rumbo de nuevo a nuestro hotel en Lisboa para pasar nuestra última noche antes de volver a Madrid.

No se admiten más comentarios