Día 3. Lisboa, Mérida y Trujillo.

Día 3. Lisboa, Mérida y Trujillo.Día 3. Lisboa, Mérida y Trujillo. El tercer y último día lo íbamos a dedicar, básicamente, a salir de Lisboa y llegar a Madrid. Salimos un sábado para evitar las aglomeraciones en el regreso de las vacaciones de Semana Santa. Debo confesar que fue todo un acierto. Tuvimos también en cuenta la posibilidad de hacer unas breves paradas en dos pueblos españoles que merece la pena visitar: Mérida y Trujillo, ambos en Extremadura. Así que tras desayunar en el hotel, cogimos el coche y emprendimos el viaje de vuelta. Esta vez salimos por el Puente 25 de abril, el que está situado al sur de la ciudad. Atravesamos sus 2 kms de largo. Comenzamos a dejar atrás la capital lusa para regresar a casa.

Después de pagar el peaje de la autopista, cruzamos la frontera y nos dirigimos a Mérida. Este famoso pueblo español, que en época de los romanos se conoció como Augusta Emerita, ya que se fundó orden de Julio César Augusto, primer emperador del Imperio Romano, se caracteriza por la cantidad de ruinas que quedan en pie. Sobre todo cabe destacar el Teatro Romano, el Templo de Diana y el Acueducto de los Milagros. Dar un paseo por estos lugares llevan a cualquier persona a caminar por la historia de España. Su conjunto arqueológico se declaró Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993.

Y desde Mérida fuimos hasta Trujillo, camino de Madrid. El primer recuerdo que yo tengo de este pueblo es de un viaje que hicimos con mis padres hace muchos años al sur de Portugal, al Algarve. Concretamente fuimos a Faro, un lugar del que apenas guardo recuerdos. Sí me acuerdo de que paramos en Trujillo para ver el pueblo. Cabe destacar su Plaza Mayor, en la cual podemos encontrar la impresionante estatua ecuestre dedicada a Francisco Pizarro. Fue allí donde el conquistador y sus hermanos nacieron. También se pueden visitar el castillo, en gran estado de conservación, el Palacio de la Conquista, la Casa-Museo de Pizarro, el palacio de los Orellana-Pizarro, el palacio de los Duques de San Carlos y la Iglesia de Santa María la Mayor, entre muchos otros.

Ya solo nos quedaban 250 kms antes de llegar a nuestro destino, Madrid.

No se admiten más comentarios