Visitar Praga

La verdad es que Praga está tan bien hecha que se puede visitar perfectamente en dos días dividiendo la ciudad en las dos partes en las que ya está dividida por el río: Ciudad Vieja y Malá Strana.

En la Ciudad Vieja es donde nos encontraremos con la Praga más bohemia, la que ha sido reflejada en tantas películas no solo de Hollywood, sino también europeas. Es allí donde encontraremos muchos de los monumentos que caracterizan y dan fama a esta ciudad, como el Reloj Astronómico y el Cementerio Judío.

En Malá Strana encontraremos mucho colorido y sobre todo el Castillo de Praga y la Catedral de San Vito, además de un lugar excepcional desde el que divisar toda la ciudad.

A caballo entre ambas partes, cruzando sobre el río Moldava, se encuentra el famoso puente de Carlos, un lugar por el que hay que pasar varias veces para poder disfrutarlo como se merece.

  • Hoteles

  • Facebook

    Facebook Pagelike Widget
  • Twitter